miércoles, 17 de septiembre de 2008

MARCAPÁGINAS: EL CURIOSO INCIDENTE DEL PERRO A MEDIANOCHE

Llamativo título para un relato original y entretenido, aunque tedioso en algunos momentos. Su protagonista, un niño con graves problemas de aprendizaje, hace las veces de narrador. Un inocente juego infantil (la investigación de la muerte de un perro), acaba destapando oscuros secretos hasta el punto de hacer tambalear los sólidos cimientos de una familia.
La lógica y las matemáticas se enfrentan en estas páginas a sentimientos tan primarios como el amor, la compasión, el egoísmo o la cobardía. Tal vez sería más fácil habitar un mundo dominado por la razón pura, pero entonces dejaríamos de ser humanos y nos convertiríamos en maquinas frías y autómatas. ¿Se debe perdonar una traición? ¿Es justo juzgar a los demás sin conocer sus circunstancias? Estas son algunas de las cuestiones sobre las que nos hace reflexionar esta novela, que se convirtió en un éxito de ventas.
Para todos aquellos que algunas vez han soñado con ser como Sherlock Holmes.

"Solía pensar que Madre y Padre iban a divorciarse, porque tenían muchas peleas y a veces se enfadaban muchísimo. Era por el estrés de tener que cuidar de alguien con Problemas de Conducta, como yo (...) Éstos son algunos de mis Problemas de Conducta:
A. No hablar durante mucho tiempo.
B. No comer o beber nada durante mucho tiempo.
C. No gustarme que me toquen.
D. Gritar cuando estoy enfadado o confundido.
E. No gustarme estar en sitios pequeños con otras personas.
F. Destrozar cosas cuando estoy
enfadado o confundido.
G. Gemir.
H. No gustarme las cosas amarillas o marrones y negarme a tocar cosas amarillas o marrones.
I. Negarme a usar el cepillo de dientes si alguien lo ha tocado.
J. No comerme la comida si las diferentes clases decomida se tocan entre sí.
K. No darme cuenta de que la gente está enfadada conmigo.
L. No sonreír".

1 comentario:

Verónica dijo...

Lo especial del libro es cómo se narra, desde el punto de vista de un niño con dificultades. Me pareció original por ello.

No queda nada ya para tu partida.
Muchos besitos