martes, 12 de noviembre de 2019

13 DE NOVIEMBRE

Cada día de nuestra vida es una página en blanco. Normalmente, la llenamos con tareas rutinarias y programadas: alimentarnos, trabajar, dormir, hacer deporte, pasar tiempo con los nuestros... A veces nos ocurren situaciones extraordinarias que nos acercan a la tan ansiada felicidad: nos enamoramos, viajamos, tenemos hijos... Pero, también, puede haber un accidente, una llamada, cualquier circunstancia imprevista que le dé un vuelco a todo en tan sólo un instante y nos empuje al abismo. En el caso de mi amigo Ismael Algarra el desencadenante fue una consulta médica. Un 13 de noviembre. Una palabra: leucemia. Y un largo período de angustia, noches sin dormir, ingresos con sabor a eternidad y miedo. Mucho miedo. Pues eso, el abismo. Porque nadie nos prepara para enfrentarnos a una circunstancia como esa: para sentirnos indefensos y frágiles; para temer que no haya un mañana, ni un pasado mañana; para la inquietud sobre cómo reaccionará nuestro cuerpo ante el tratamiento y para el pavor ante el resultado del próximo análisis, TAC o resonancia; para que el mundo siga girando mientras tú ansías poder reengancharte cuanto antes a su ritmo vertiginoso; para que no haya un donante compatible que nos salve; para reconocer el pánico y la tristeza en los ojos de quienes nos aman.

martes, 8 de octubre de 2019

LAS ENTRAÑAS DE ALMODÓVAR

Paradójicamente, es probable que Dolor y Gloria merezca cargar con la etiqueta de "película menos almodovariana", pese a suponer una suerte de “autopsia en vida” del realizador manchego; el regalo más íntimo que podía dar a sus fieles, que necesitaba hacerse. Se coloca delante de la cámara, sabedor de la curiosidad y el morbo que provoca este ejercicio de exhibicionismo emocional. Y así, desnudo por completo, toma prestados el cuerpo, la voz, la carne trémula, los silencios de Antonio Banderas. Poco importa que cueste establecer la frontera entre la lúgubre realidad y los adornos ficticios del relato. También resulta irrelevante si tanta generosidad responde a un afán recaudatorio y comercial o, en cambio, se trata de la consumación de un proceso curativo y redentor.

domingo, 29 de septiembre de 2019

¿A QUÉ SABE UN OSCAR? (V)

"Ganas un Oscar y, supuestamente, debes estar feliz. Yo no me sentí así. Me sentí mal por estar ahí con un vestido que cuesta más dinero de lo que mucha gente verá en toda su vida y por conseguir un premio al representar dolor que todavía es parte de nuestra experiencia colectiva como seres humanos".
Anne Hathaway
-Sentirse miserable-

No nos engañemos: estas palabras de Hathaway suenan un tanto hipócritas, porque nadie le obligaba a acudir a recoger su hombrecillo dorado y menos a hacerlo ataviada con un espectacular vestido de Prada, un collar de Tiffany & Co (valorado, dicen, en 10 millones de dólares), y sandalias y bolso de la firma Roger Vivier. Sin embargo, en su defensa, hay que tener en cuenta que la propia actriz ha confesado que encarnar a Fantine, la joven huérfana que acaba prostituyéndose y vendiendo incluso su cabello y sus dientes para mantener a su hija, en Los Miserables (2012), de Tom Hooper, le cambió la existencia. Le dio el Oscar como mejor secundaria en su segunda nominación (la anterior, por La boda de Rachel), vale; pero también le exigió una implicación emocional extrema, además de raparse el pelo y adelgazar once kilos con una dieta estricta. "Perdí la cabeza haciendo esa película. Me obsesioné con mi papel. Fue definitivamente una ruptura con la realidad; aunque creo que eso es lo que representa Fantine. Tardé semanas hasta que me sentí yo misma de nuevo", ha explicado. Solo hay que ver su descarnada interpretación, llena de matices, de la canción I dreamed a dream; una escena de tres minutos y medio, en un desgarrador primer plano y sin cortes, que le valió la estatuilla. 

sábado, 21 de septiembre de 2019

20 ACTORES QUE (CASI SEGURO) GANARÁN EL OSCAR (II)

TOM CRUISE Él es Hollywood

Su controvertida vida íntima (divorcios escandalosos, vinculación con la Cienciología, retoques estéticos excesivos...) ha deslucido y desgastado la trayectoria de uno de los actores más famosos del planeta. Imán para la taquilla durante años, admirado y detestado a partes iguales, Cruise pasó muy pronto de ídolo teen a intérprete solvente y respetado por público e industria. Impresiona repasar los títulos en los que ha participado: Rebeldes (1983), Top Gun (1986), El color del dinero (1986), Días de trueno (1990), La tapadera (1993), Entrevista con el vampiro (1994), Misión imposible (1996), Eyes wide shut (1999), Minority Report (2002), La guerra de los mundos (2005)... Ha sido candidato al Oscar tres veces: la primera, por Nacido el 4 de julio (1989), basada en las memorias de Ron Kovic, un veterano de la Guerra de Vietnam. Le aguó la fiesta Daniel Day Lewis (Mi pie izquierdo). En 1996 volvió a acariciar "la gloria" por el ambicioso agente deportivo Jerry Maguire. Se lo "arrebató" Geoffrey Rush (Shine). Su última oportunidad, en la categoría de secundario, fue por Magnolia (1999), su mejor trabajo. Ganó Michael Caine (Las normas de la casa de la sidra). En cambio, curiosamente, los Globos de Oro sí reconocieron al neoyorkino por estos tres personajes. Es indiscutible: la Academia no ha sido justa con Tom; de hecho, también debería haberle nominado, como mínimo, por Rain man (1988), Algunos hombres buenos (1992), Collateral (2004) y Tropic Thunder (2008). Guste o no, Tom Cruise ha demostrado tesón, riesgo, profesionalidad, carisma, versatilidad... y ha sabido autoparodiarse y reinventarse cuando espectadores y compañeros le daban la espalda. Tal vez no sea inmediato, pero alguien tendría que recompensarle por tanto esfuerzo y regalarle el "papel de su vida", ese que le otorgue por fin el hombrecillo dorado. Hollywood se lo debe, porque él lo ha dado todo por Hollywood.
    

 ....................................

lunes, 31 de diciembre de 2018

2018 EN 100 ETIQUETAS

Paul Bocuse y Anthony BourdainAdiós a Interviú y Tiempo - Crónica negra: "El Chicle", "El Rey del Cachopo", el juicio de Pioz, el crimen del concejal de Llanes, Gabriel Cruz... - Meltdown y Spectre - Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México - Antonio Fraguas, Forges - TrapDolores O’Riordan, Avicii, Chiquetete, Lucho Gatica y Charles Aznavour - 8M: huelga feminista - Condena a "La Manada" y los puntos violeta, #noesno y #yositecreo - Hubert Givenchy La rebelión de los jubilados - Novichok - Stephen Hawking - Gran Marcha del Retorno y escalada de violencia en Gaza - Disolución de ETA - Raúl Castro pasa el testigo en Cuba Quini, Josep Lluis Núñez y Davide Astori - Másters, doctorados y la caída de Cristina Cifuentes - La librería, Campeones, Black Panther, Vengadores: Infinity war, La forma del agua y Bohemian Rhapsody - José María Íñigo - Pakatan Harapan - Boda del Príncipe Harry y Meghan Markle - Reelección de Nicolás Maduro y éxodo de venezolanos - Sentencia Caso Gürtel - Moción de censura: adiós Rajoy y Pedro Sánchez presidente - María Dolores Pradera - Màxim Huerta y Carmen Montón - Volcán de Fuego - Fracaso del G7