martes, 31 de julio de 2018

DAMAS Y CABALLEROS: AITANA OCAÑA

Hoy vuelvo a escribir en este blog, después de mucho tiempo, porque la ocasión lo merece. Toca hablar de la cantante del momento: Aitana Ocaña.
Octubre de 2017. Tras años guardado en algún cajón, vuelve el programa de televisión Operación Triunfo. Y, con él, 16 jóvenes con ganas de aprender, convivir, disfrutar y formarse como cantantes. Recuerdo ver la primera gala con mucha expectación. Volvía uno de mis formatos preferidos. He de reconocer que, salvo la canción inicial de la espectacular Mónica Naranjo, poco más me llamó la atención... hasta que llegó ella: la chica del flequillo, Aitana. Pues bien, la catalana me dejó pegado al televisor. Esa luz, ternura, belleza, elegancia y, por supuesto, voz eran dignos de admirar. Semana a semana me fue conquistando y me “enganché” al concurso. Poco a poco, me fui convirtiendo en su fan. Como si tuviera 15 años... pues igual. ¡A mis 40! Me da igual. Aitana brillaba sobre los demás. 

jueves, 5 de julio de 2018

DIEZ

Diez años han pasado desde que escribiera las primeras líneas de un blog que, aunque quizás ellas no lo recuerden, me animaron a crear mis amigas Miriam y Verónica mientras nos dábamos un baño en la playa de El Saler. Una década en la que el mundo ha cambiado muchísimo. En 2008 no nos comunicábamos por WhatsApp, ni por redes sociales; sí, todavía conversábamos con fluidez y mirándonos a la cara. No conocíamos a Pedro Sánchez, ni a Pablo Iglesias, Mario Vaquerizo, Taylor Swift, Pablo Alborán, Emmanuel Macron, Jennifer Lawrence, Julian Assange, Paquita Salas... Resultaba difícil imaginar que Donald Trump pudiera llegar a ser Presidente de Estados Unidos,  pagar con el móvil, montar en un Cabify, que dejaríamos de fumar en puestos de trabajos y discotecas, ver series en Netflix o que la Selección Española de Fútbol ganara la Copa del Mundo. Desconocíamos que incorporaríamos a nuestro vocabulario palabras y expresiones como gift, retuit, meme, desahucio, empoderamiento, sorpasso, fake news, Brexit o “liarla parda”, o que nos entretendríamos con Sálvame, Masterchef, La La Land Juego de tronos. En estos 27.012 días hemos visto plazas llenas de indignación contra gobiernos totalitarios y/o corruptos; imágenes de sufrimiento y dolor en países en guerra y en atentados terroristas en el corazón de Occidente; personas huyendo de sus lugares de origen y buscando refugio, muchos con escasa fortuna y comprensión; a las mujeres reivindicando sus derechos, hartas de abusos, violencia y desigualdad jurídica con respecto al hombre; en España, desaparecer ETA, cambiar de monarca, un Congreso multicolor o la caída de un Gobierno por una moción de censura...

domingo, 15 de abril de 2018

20 ACTRICES QUE (CASI SEGURO) GANARÁN EL OSCAR (I)

Si, tras 89 ediciones, el premio Oscar continúa manteniendo su prestigio intacto es, en parte, por lo difícil que resulta obtenerlo. Y ya no digamos más de uno... Sólo 20 actrices lo han conseguido; la última, Frances McDormand, quien hace unas semanas ganaba su segunda estatuilla por Tres anuncios en las afueras (la sumaba a la que lograba en 1997 por Fargo). Empataba con otras 16 míticas mujeres, entre ellas Bette DavisOlivia de HavillandVivien LeighElizabeth TaylorMaggie Smith, Jessica Lange o Jane Fonda. Un escalón por encima se sitúan Ingrid Bergman y Meryl Streep, con tres galardones. Pero la reina de los Oscar es, sin duda, Katherine Hepburn, la intérprete más laureada de todos los tiempos con cuatro victorias, de 12 nominaciones. Me atrevo a destacar a otras 20 artistas con grandes cualidades para inscribir, algún día, su nombre en el hombrecillo dorado. Aunque mucho se tienen que esforzar para alcanzar el listón de Hepburn...  

....................................

JESSICA CHASTAIN Riesgo y elegancia

En una década, Chastain se ha convertido en una de las actrices más admiradas y respetadas del mundo. Debutó en el cine en 2008 y su primera nominación al Oscar no se hizo esperar demasiado: fue en la categoría de reparto por Criadas y señoras (2011); la derrotó su compañera Octavia Spencer. Un año después, llegaría su segunda y última oportunidad hasta la fecha, esta vez como protagonista, por encarnar a una joven agente de la CIA a la caza de Bin Laden en La noche más oscura (2012). En esa ocasión, el premio fue a parar a manos de Jennifer Lawrence, por El lado bueno de las cosas (2012). Desde entonces, y pese a no materializar ninguna otra candidatura, cada temporada su nombre ha peleado por situarse en el quinteto finalista con interpretaciones notables como las de El año más violento (2014), Interstellar (2014), Marte (2015) o El caso Sloane (2016). Este mismo año volvió a quedarse a las puertas por su rol en Molly’s Game (2017), el biopic sobre Molly Bloom, una esquiadora profesional que se hizo millonaria organizando partidas de póker clandestinas. Todavía es pronto para ella, pero su momento llegará…

jueves, 15 de febrero de 2018

20 ACTORES QUE (CASI SEGURO) GANARÁN EL OSCAR (I)

Cary Grant, Richard Burton, Peter O’Toole, Montgomery Clift, James Dean… Son muchos los actores legendarios que murieron sin recibir el Oscar, un premio deseado por todos, pero al alcance de muy pocos privilegiados. En concreto, hasta el momento sólo 146 intérpretes masculinos han tenido el honor de ver su nombre escrito en la estatuilla. ¿Quiénes serán los siguientes en formar parte de este selecto club? Me he atrevido a elaborar una lista de veinte hombres que, en mi opinión, reúnen todas las cualidades del perfecto ganador (polivalentes, respetados, solventes, experimentados...). Aunque eso no es garantía de nada; hay tantos factores en juego: elegir el papel adecuado, evitar polémicas, una buena campaña de marketing, los contrincantes a batir... Comprobar si acierto o no en mi predicción será cuestión de tiempo. Sean pacientes, porque cada año únicamente hay dos vencedores... Aquí les dejo mis diez primeros elegidos.

 ....................................

RYAN GOSLING Star cool con paso firme

Después de su exitosa El diario de Noa (2004), podría haberse acomodado en el papel de galán de comedia romántica. Pero al canadiense le gusta arriesgar y se atreve con todo: dramas, musicales, “reboots”... Y la Academia eso lo valora. De momento, acumula dos nominaciones: la primera, cuando era casi un desconocido, por su maestro adicto a las drogas de Half Nelson (2006); y, la segunda, por bailar, cantar y tocar el piano como Sebastian, el protagonista de La La Land (2016). Además, se quedó a las puertas injustamente por sus roles en Blue Valentine (2010) y su icónico personaje de Drive (2011). Sus credenciales: talento, ambición y saber dosificarse. Porque Gosling recuerda a aquellos galanes del Hollywood dorado que combinaban a la perfección glamour y carisma, “normalidad” y prestigio, su momento llegará y, probablemente, consiga más de una estatuilla. Quizá la gane, en 2019, por meterse en la piel de Neil Armstrong en First man, el biopic que prepara su amigo Damien Chazelle sobre el primer astronauta que pisó la Luna. Confiemos en que, en ese hipotético caso, por el bien de Gosling, los encargados de abrir el sobre no sean Warren Beatty y Faye Dunaway.

lunes, 5 de febrero de 2018

OT: REGRESO TRIUNFAL

Había olvidado la sensación de desear que llegara un día a la semana, una noche en concreto, para sentarme delante del televisor, expectante y nervioso, y olvidarme de todo lo demás. En una época en la que las plataformas digitales e Internet nos permiten elegir cómo y cuándo acceder a casi cualquier contenido, tiene mucho mérito lograr que millones de espectadores apuesten cada lunes por ver un espacio en directo, sin importar que acabe más allá de la una de la madrugada. Placer culpable vintage, lo podríamos llamar. Les hablo, ya lo habrán imaginado, del concurso reality musical Operación Triunfo, que hoy se despide de la parrilla de TVE con su imprevisible final.
El pasado 23 de octubre se estrenaba esta edición, la novena de su historia, y lo hacía rodeada de expectación y, también, de muchas dudas. Regresaba a la emisora estatal tras su periplo por Tele 5, cadena que decidió precipitar el cierre del talent en 2011 debido a los bajos índices de audiencia. Seis años después resucitaba, pero: ¿había sido suficiente tiempo de descanso? ¿No era demasiado arriesgado recuperar una "marca" que había fracasado? Por otra parte, no nos engañemos: la televisión convencional no atraviesa su mejor momento. Si hace años las cadenas fulminaban productos que no llegaban al 20% de share, en la actualidad se ha repartido tantísimo el pastel audiovisual ante la eclosión de canales y portales de pago, que se tienen que conformar con unas cifras de seguimiento mucho más reducidas. La consecuencia es la disminución generalizada de los ingresos por publicidad y, por tanto, unos presupuestos muy ajustados. Independientemente de que TVE se mantenga al margen de la lucha por los anunciantes, ¿podría un formato tan caro como OT sobrevivir sin el respaldo del público?