jueves, 15 de febrero de 2018

20 ACTORES QUE (CASI SEGURO) GANARÁN EL OSCAR (I)

Cary Grant, Richard Burton, Peter O’Toole, Montgomery Clift, James Dean… Son muchos los actores legendarios que murieron sin recibir el Oscar, un premio deseado por todos, pero al alcance de muy pocos privilegiados. En concreto, hasta el momento sólo 146 intérpretes masculinos han tenido el honor de ver su nombre escrito en la estatuilla. ¿Quiénes serán los siguientes en formar parte de este selecto club? Me he atrevido a elaborar una lista de veinte hombres que, en mi opinión, reúnen todas las cualidades del perfecto ganador (polivalentes, respetados, solventes, experimentados...). Aunque eso no es garantía de nada; hay tantos factores en juego: elegir el papel adecuado, evitar polémicas, una buena campaña de marketing, los contrincantes a batir... Comprobar si acierto o no en mi predicción será cuestión de tiempo. Sean pacientes, porque cada año únicamente hay dos vencedores... Aquí les dejo mis diez primeros elegidos.

 ....................................

RYAN GOSLING Star cool con paso firme

Después de su exitosa El diario de Noa (2004), podría haberse acomodado en el papel de galán de comedia romántica. Pero al canadiense le gusta arriesgar y se atreve con todo: dramas, musicales, “reboots”... Y la Academia eso lo valora. De momento, acumula dos nominaciones: la primera, cuando era casi un desconocido, por su maestro adicto a las drogas de Half Nelson (2006); y, la segunda, por bailar, cantar y tocar el piano como Sebastian, el protagonista de La La Land (2016). Además, se quedó a las puertas injustamente por sus roles en Blue Valentine (2010) y su icónico personaje de Drive (2011). Sus credenciales: talento, ambición y saber dosificarse. Porque Gosling recuerda a aquellos galanes del Hollywood dorado que combinaban a la perfección glamour y carisma, “normalidad” y prestigio, su momento llegará y, probablemente, consiga más de una estatuilla. Quizá la gane, en 2019, por meterse en la piel de Neil Armstrong en First man, el biopic que prepara su amigo Damien Chazelle sobre el primer astronauta que pisó la Luna. Confiemos en que, en ese hipotético caso, por el bien de Gosling, los encargados de abrir el sobre no sean Warren Beatty y Faye Dunaway.

lunes, 5 de febrero de 2018

OT: REGRESO TRIUNFAL

Había olvidado la sensación de desear que llegara un día a la semana, una noche en concreto, para sentarme delante del televisor, expectante y nervioso, y olvidarme de todo lo demás. En una época en la que las plataformas digitales e Internet nos permiten elegir cómo y cuándo acceder a casi cualquier contenido, tiene mucho mérito lograr que millones de espectadores apuesten cada lunes por ver un espacio en directo, sin importar que acabe más allá de la una de la madrugada. Placer culpable vintage, lo podríamos llamar. Les hablo, ya lo habrán imaginado, del concurso reality musical Operación Triunfo, que hoy se despide de la parrilla de TVE con su imprevisible final.
El pasado 23 de octubre se estrenaba esta edición, la novena de su historia, y lo hacía rodeada de expectación y, también, de muchas dudas. Regresaba a la emisora estatal tras su periplo por Tele 5, cadena que decidió precipitar el cierre del talent en 2011 debido a los bajos índices de audiencia. Seis años después resucitaba, pero: ¿había sido suficiente tiempo de descanso? ¿No era demasiado arriesgado recuperar una "marca" que había fracasado? Por otra parte, no nos engañemos: la televisión convencional no atraviesa su mejor momento. Si hace años las cadenas fulminaban productos que no llegaban al 20% de share, en la actualidad se ha repartido tantísimo el pastel audiovisual ante la eclosión de canales y portales de pago, que se tienen que conformar con unas cifras de seguimiento mucho más reducidas. La consecuencia es la disminución generalizada de los ingresos por publicidad y, por tanto, unos presupuestos muy ajustados. Independientemente de que TVE se mantenga al margen de la lucha por los anunciantes, ¿podría un formato tan caro como OT sobrevivir sin el respaldo del público?

domingo, 31 de diciembre de 2017

2017 EN 100 ETIQUETAS

Responsabilidad Yak-42 - Women's March - Bimba Bosé y David Delfín - Inicio Era Trump: dimisiones y despidos, Rusiagate, Orden Ejecutiva 13769, prohibición a los transgénero en el Ejército, retirada del Acuerdo de París, restablecimiento restricciones a Cuba, reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel... - John Hurt, Martin Landau y Roger Moore - José Antonio Alonso, Carme Chacón y Manuel Marín - Atentados de Estado Islámico en Pakistán, Irak, Irán, Egipto, Afganistán... - Premios Goya: Tarde para la ira, Un monstruo viene a verme y Emma Suárez - Vistalegre II y Primarias PSOE - Despacito, Shape of you y Maluma - Sentencia Caso Nóos: infanta absuelta - Trappist-1 y Ross 128b - Aceite de Palma - Cressida Dick - Pablo Ráez - Error en los Oscar: La La Land y Moonligth - Paloma Chamorro, Paloma Gómez Borrero, Paquita Rico, Nati Mistral, Palomo Linares, Pedro Osinaga y Terele Pávez - Chuck Berry, John Abercrombie y Fats Domino - Avalancha en Mocoa Kilonovas - Fidget spinner - Desarme de ETA - Ignacio González, y Ángel María Villar, detenidos - Marcha por la Ciencia - Represión homosexual en Chechenia - Emmanuel Macron - Salvador Sobral - Nicky Hayden - El drama del Mediterráneo Turismofobia y aporofobia - Chris Cornell y Chester Bennington - Guerra contra las drogas de Filipinas - Real Madrid gana la duodécima - Juan Goytisolo - Compra de Banco Popular por un euro - Patria, de Fernando Aramburu - Atentados de Daesh en Estambul, París, Manchester, Marsella, San Petersburgo, Estocolmo, Londres, Barcelona, Cambrils... - Ignacio Echevarría, el héroe del Patín - Incendio de la torre Grenfell - Helmut Kohl y Simone Veil - Fin del roaming en Europa - Ciberataque global - Theresa May vs Jeremy Corbyn - Rafa Nadal y Roger Federer - World Pride Madrid - Crisis política y humanitaria en Venezuela - Daesh, derrotado en Siria e Irak y víctimas civiles - Liu Xiaobo - Iceberg A-68 Eduardo dos Santos, Yahya Jammeh y Robert Mugabe

martes, 9 de mayo de 2017

SOBRAN LOS MOTIVOS

Recuerdo que durante la carrera de periodismo me llamó la atención una, digamos, "norma" deontológica que nos enseñaron: los medios de comunicación no deben informar sobre suicidios; sí sobre muertes violentas y las causadas por accidentes, atentados terroristas, desastres naturales... Pero los suicidios constituyen una especie de tema tabú en materia informativa. El Libro de Estilo del periódico El Mundo plantea que "un suicidio no debe ser noticia en sí mismo"; El País reclama a sus trabajadores prudencia y RTVE una "especial sensibilidad tanto en los programas de actualidad como en los de ficción". Y justifican este "silenciamiento" por respeto al fallecido y a su entorno, porque se podría incurrir en una deducción errónea y para evitar un efecto imitación/contagio. Todos coinciden en abordar este asunto "sólo cuando se trate de personas de relevancia o supongan un hecho de interés general”. 
En los últimos años, sin embargo, nos hemos acostumbrado a levantarnos con titulares como éstos: Un hombre de 77 años se suicida ante el Parlamento griego por dificultades económicas (La Vanguardia, 04/04/12); Una pareja de jubilados se suicida cuando iba a ser desahuciada (El Mundo, 12/02/2013); Los suicidios aumentan un 45% desde el inicio de la crisis (El País, 28/05/2015)... Los medios han abierto la mano con este tipo de sucesos tal vez por ese "interés general" del que hablábamos o para evidenciar las vergüenzas de un sistema injusto e inhumano.

viernes, 7 de abril de 2017

¿A QUÉ SABE UN OSCAR? (IV)

“Yo me casé primero, logré el Oscar antes que Olivia y, si muero antes que ella, seguramente se indignará porque le he ganado también en eso”. 
Joan Fontaine
-La primera en todo-

Y ganó. El 15 de diciembre de 2013 fallecía Joan Fontaine a los 96 años. Llevaba 35 años sin hablarse con Olivia de Havilland, su hermana mayor, quien todavía resiste y cumplió el siglo de vida hace unos meses. Desde niñas fueron rivales y es legendaria la mala relación entre ellas. Fontaine contaba en sus memorias cómo, siendo adolescentes, Olivia le rompió la clavícula. Los hombres fueron uno de los motivos de disputa. Fontaine fue la primera en casarse, sí; pero además lo hizo con uno de los ex novios de su hermana, el también actor Brian Aherne. Compartir profesión sólo sirvió para separarles más. De hecho, las diferencias se acrecentaron cuando, en 1942, ambas competían por el Oscar a la mejor actriz y fue Joan quien se llevó el gato al agua, por Sospecha. "Fue un momento agridulce. Me quedé de piedra. Miré fijamente al otro lado de la mesa, donde estaba sentada Olivia. '¡Sube ahí arriba!', susurró autoritariamente. Sentía que se lanzaría sobre la mesa y me tiraría del pelo", reconoció en una biografía. En 1947, Olivia obtenía su primera estatuilla por Vida íntima de Julia Norris. Cuando Joan se acercó a felicitarla, le dio la espalda. "Me lanzó una mirada, ignoró mi mano, agarró su Oscar y se marchó", contó. Al final, la mayor se salió con la suya y se impuso en su particular batalla en los Premios de la Academia: Fontaine se tuvo que conformar con un galardón y dos nominaciones (por Rebeca y La ninfa constante), y la inolvidable Melania Hamilton se hizo con un segundo hombrecillo dorado (por La heredera) y otras tres candidaturas (por Lo que el viento se llevó, Si no amaneciera y Nido de víboras). Desde luego, podrían haber sido las protagonistas de ¿Qué fue de Baby Jane? Conclusión: ¡El que ríe el último, ríe mejor!