viernes, 12 de junio de 2009

EL MAR

En ti estás todo, mar, y sin embargo,
¡qué sin ti estás, qué solo,
qué lejos, siempre, de ti mismo!

Abierto en mil heridas, cada instante,
cual mi frente,
tus olas van, como mis pensamientos,
y vienen, van y vienen,
besándose, apartándose,
en un eterno conocerse,
mar, y desconocerse.

Eres tú, y no lo sabes,
tu corazón te late, y no lo siente...
¡Qué plenitud de soledad, mar solo!

Pintura: Niña (1904), de Joaquín Sorolla.
Poema:
Soledad (1916), de Juan Ramón Jiménez.

1 comentario:

Verónica dijo...

Precioso post, David