miércoles, 9 de julio de 2008

EL CEMENTERIO DE LOS PERSONAJES TELEVISIVOS

Ayer Los Hombres de Paco sorprendía a sus seguidores con la muerte de uno de sus protagonistas más carismáticos, Lucas, interpretado por Hugo Silva. ¿Habría pedido un aumento de sueldo el actor? ¿Se habría peleado esa mañana con el equipo de guionistas? Nadie se ha pronunciado al respecto, de momento. Lo que parece evidente es que la marcha de Silva puede hacer mella en la serie. El cuerpo se ha quedado tocado. Porque no nos engañemos... Muchos espectadores, hombre y mujeres, seguían las peripecias de esta loca comisaría de policía sólo por ver a este buenorro oficial salido de la factoría de Al Salir de Clase.
A mí, sinceramente, me es indiferente. Descanse en paz y todo eso que se suele decir. Pero nada más. En cualquier caso, este fallecimiento me ha hecho recordar otras defunciones televisivas. La más famosa, sin duda, la del bueno de Chanquete en Verano Azul. "Algo se muere en el alma cuando un amigo se va", sonaba de fondo en su despedida. Aquello marcó a toda una generación. Aunque, todo hay que decirlo, la octava vez que repitieron la serie ya nos afectó un poco menos.
Más reciente fue la despedida de Belen Rueda de Los Serrano, antes de que el barco quedara a la deriva. Muerte que, por cierto, se filtró en You Tube antes de emitirse por Tele 5. Si es que nos va el morbo...
Un final poético tuvieron David, el Gnomo, y su esposa Lisa. Sí, sí. Ellos también murieron. En realidad, cumplieron su ciclo vital y acabaron convertidos en dos preciosos arbolitos. Ooooh!!!
Marcial de Médico de Familia, la mujer de El Fary en Menudo es mi padre, Beatriz Carbajal en Compañeros, Vilches en Hospital Central, Loles León en Aquí no hay quien viva... ¿Por qué esa manía de nuestros guionistas de matar a sus personajes? ¿Por qué no los mandan de vacaciones o les buscan un trabajo en el extranjero? Supongo que pretenden lograr un golpe de efecto que mantenga el interés de la audiencia. Pero eso se puede lograr de otra manera. La vida ya es lo bastante dura como para que la tele nos contagie de amargura y pena. Desde luego, el imaginario cementerio de los personajes televisivos debe estar abarrotado.

2 comentarios:

Clara dijo...

cariñet!! bienvenido al mundo de los blogs... como te lo curras señoret.. eres todo un literato...desde hoy tienes una fiel fan i seguidora... un beset guapet

Verónica dijo...

Yo creo que a Carmen Sevilla la reviven cada sábado para que presente sus tardes de cine "retrospectivo".

¿Se podría matar ficticiamente a la Tárrega?

Otra reflexión: ¿Canal 9 quedaría cojo con la desaparición inesperada del Grand Prix del verano?

Besets